San Gregorio Magno y la alabanza a Dios