¡Oh muerte feliz! Si no puedo, como Jose, exhalar mi ultimo suspiro entre Jesus y Maria, visibles a mi mirada, pueda yo, al menos, sobre mi labios moribundos, unir vuestro nombre, ¡oh Jose! a los nombres de Jesus y de María.