La exactitud del estudio de los nombres es sorprendente