La levadura de Dios y el misterio del “pan nuestro de cada dia”