La emocion de recibir el nombre cosmico