El karma nos hace sentir como marionetas