El papel de los nombres en el compromiso con el Plan Divino