Para vernos como Dios nos ve, necesitamos hablarle a un Espejo

X